Supersticiones de boda

Sois de los que no pasáis por debajo de una escalera porque da mala suerte. La clase de personas que si se cruzan con un gato negro tocan madera (que no sea de tres patas), que no cogen un espejo no vaya a ser que se rompa y os toque los siete años de mala suerte.De los que echan sal para atrás si se os derrama una gotita de aceite. Si sois de esa clase de personas, este es vuestro post. Sino lo sois, también lo es. Hoy os vamos a hablar de las cosas que dan mala suerte en una boda.

Dicen, cuentan, se menciona, que si el novio ve a la novia ya vestida antes de la boda dala mala suerte. Pero, ¿por qué da mala suerte? Esto era propio de los matrimonios concertados. Antiguamente, las personas no se casaban por amor, sino por compromisos de unas familias con otras. En aquel entonces, el novio tenía prohibido conocer a la novia justo antes del enlace. No podía verla, por miedo que a no le gustara la novia y se echara para atrás.

¿De dónde viene el dicho en martes ni te cases ni te embarque? Pues viene, nada más y nada menos que de la mitología romana. Martes era el dios de la guerra y claro, si te casa ese día corres el riesgo de que pase cualquier catástrofe.

Otra cosa que da mala suerte el día de la boda, es que la novia lleve perlas. Las perlas simbolizan las lágrimas de ésta durante su matrimonio. Y claro, como somos supersticiosos no pensamos que sean lagrimas de felicidad.

Por último, pero no por ello menos curioso. Que el novio coja a la novia para cruzar la puerta una vez casados, también es por superstición. Como no podía ser de otra manera, los romanos pensaban que tropezar al entrar en un nuevo hogar daba muy mala suerte. Así que el novio cogía en brazos a la novia, por si la novia era más bien torpona, se tropezaba y se cargaba su matrimonio.

A todo esto le tendríamos que añadir un amor verdadero por siempre jamás, porque sino creo que el matrimonio, por mucho que se haga, no llegaría a muy buen puerto.

Supersticiones de boda


Ofertas