Origen de las alianzas

Nunca os habéis preguntado por qué en una boda se intercambian alianzas o de dónde viene esa tradición. Si es así, adelante, sigue leyendo que lo voy a explicar a partir del siguiente párrafo. Si no es así, adelante, sigue leyendo, que es muy curiosa esa tradición y su significado.

Los egipcios, dos mil años antes de que naciera Jesucristo, es decir, hace como unos 4016 años, ya utilizaban los anillos en sus bodas. Para ellos, la forma circular de la alianza, sin principio ni final, eterno, representaba el amor. Era lo mismo.

Esta costumbre se ha ido extendiendo hasta nuestros días. Pero, pero por qué nos lo ponemos en el anular. Bueno, eso depende de cada pueblo. Por ejemplo, los antiguos hebreos se colocaban el anillo en el índice y los indios en el pulgar. Por otro lado, los griegos se colocaban en el anular porque pensaban que en ese dedo había una vena que llegaba al corazón. Era conocida como la vena del amor.

Sin embargo, a nosotros esa costumbre de ponernos las alianzas en el dedo anular nos llega directamente de los romanos. En la ceremonia romana, colocaban el anillo tres veces. Empezaban en el dedo índice y acababan en el anular. ¿Por qué tres veces? Pues bien, es lo que se conoce como la Triada, se pronunciaba en el nombre del padre ( dedo índice), del hijo (dedo corazón) y del espíritu santo (dedo anular).

Para terminar, como el dato más “friki” de esta entrada, el dedo anular se llama anular porque es ahí donde nos colocamos la alianza. En latín la palabra anillo es anulus y de ahí salió anular para llamar a ese cuarto dedo.